tu blog de maternidad 
en positivo y en el color
que tú quieras

Crea un mundo mejor para tus hijos y ayúdalos a crecer para que se sientan amados y se conviertan en adultos felices.

La salud bucal en bebés y niños

4 COMENTARIOS

¿Quieres conocer la información más actualizada sobre higiene bucal para tu bebé?

Ya sabes que siempre digo que la información es poder. Pero, a veces, la información disponible no es del todo clara o es algo confusa.

Esto fue lo que pensé cuando empecé a buscar información sobre la higiene bucal de los bebés, cuando mi hijo ni siquiera tenía aún ningún diente. Encontraba mucha información al respecto, sí, pero era demasiado extensa, contradictoria o muy confusa.

Por eso me decidí a contactar con la Dra. Maria Andreina Henriquez Paz, mamá de dos peques de 4 años y medio y 14 meses y Odontopediatra por vocación, para que me explicara bien todos los detalles y poder compartirlo todo contigo.

La Dra. Henriquez, venezolana de nacimiento, llegó en 2007 a Barcelona para hacer el Master de Odontopediatria de la UB, después de cursar la carrera de Odontología en su país.

Desde que homologó su título para poder ejercer en España e hizo el master, se ha dedicado casi exclusivamente a la Odontopediatría y actualmente trabaja en Sanitas y también en una clínica privada en Barcelona.

Desde aquí quiero darle de nuevo las gracias por toda la información contenida en este post, pues creo que os va a ir genial a todas por ser muy clara y concisa y, sobretodo, por ser una información totalmente actualizada. ¡Vamos allá!

Actualmente hay mucha más consciencia de la necesidad de mantener una buena salud bucal desde la infancia

La idea de que los dientes de leche no necesitan ser cuidados ni cepillados está cada día más en el pasado. Hemos de tener claro que la dentición temporal (dientes de leche) sirve para:

  • masticar
  • pronunciar correctamente
  • y también de guía para la colocación de los dientes definitivos

La odontopediatría actual busca cambiar el enfoque restaurador tradicional  por uno más preventivo.

Así pues, la primera visita al odontopediatra debe realizarse antes del primer año de edad, lo que se conoce como odontología para el bebé.

De esta manera se despejan dudas y los padres podéis disponer de las herramientas y el conocimiento necesario para que tus hijos nunca tengan una caries.

Es mejor prevenir que curar

La caries dental puede traer consecuencias en la salud general del niño como:

  • dolor intenso
  • infecciones faciales que pueden llegar a necesitar hospitalizaciones
  • y afectación en los dientes permanentes, entre otras

Consecuencias que pueden llegar a afectar actividades cotidianas como comer, dormir, hablar, jugar o ir al colegio. Incluso la autoestima del niño puede verse afectada.

La caries es una enfermedad infecciosa y transmisible que depende de varios factores para producirse.

Muchos de estos factores son controlables y por la tanto es una enfermedad prevenible.

Pero, ¿qué es exactamente una caries?

Las lesiones cariosas se desarrollan cuando las bacterias cariogénicas (streptococcus mutans) presentes en la cavidad bucal producen ácido al descomponer los carbohidratos fermentables provenientes de la dieta.

Esto hace que baje el PH bucal y trae como consecuencia desmineralizaciones de los dientes, que pueden ir desde una mancha blanca hasta enormes cavitaciones.

Entre los factores de riesgo que intervienen en la aparición de la caries de la infancia se encuentran:

  • higiene oral insuficiente
  • colonización oral bacteriana precoz
  • consumo frecuente de carbohidratos fermentables
  • presencia de placa bacteriana visible
  • niveles elevados de Streptococcus mutans
  • flujo o función salival reducidos

Al ser una enfermedad dependiente de varios factores es posible prevenir su aparición y el mejor momento para comenzar a prevenir es AHORA MISMO.

Así pues, ¿para qué esperar a tener que curar una caries cuando es posible evitarla? Independientemente de la edad del bebé o niño, podemos aplicar una serie de medidas que ayuden a evitar las caries 🙂

Medidas para prevenir la aparición de caries:

  • lo primero, es comenzar la limpieza de las encías una vez al día, antes de que el bebe tenga dientes. ¿Cómo? Utilizando una gasa húmeda, la punta de un paño limpio humedecido en agua o un dedal de silicona para limpiarle encías, lengua y paladar
  • cuando haga erupción el primer diente de leche, se debe realizar la higiene dos veces al día: por la mañana y, sobretodo, por la noche. Lo ideal es utilizar una gasa, un dedal de silicona o un cepillo dental de lactantes
  • cuando hagan erupción los primeros molares, se debe realizar la higiene dental con un cepillo de cerdas suaves adaptado a la boca del bebé. También se recomienda comenzar a pasar hilo dental (o flosser) por las zonas de contacto entre los molares antes de ir a dormir

¿Y qué pasa con la pasta de dientes?

Actualmente hay sociedades científicas como el NHS británico, o la American Academy of Pediatric Dentistry (http://www.aapd.org) que aconsejan utilizar dentífrico fluorado con 1000 ppm desde la erupción del primer diente.

El xilitol sigue sin tener estudios concluyentes y se considera que es una herramienta preventiva adicional.

Es mejor cepillar con el cepillo de dientes seco para no hacer espuma. No se recomienda enjuagar, solo escupir cuando el niño ya sepa hacerlo.

Para evitar ingesta excesiva de flúor es importante que sean los padres o tutores los que coloquen la pasta de dientes. También quienes realicen el cepillado. Hasta los 8 años los niños no tienen la destreza suficiente como para efectuar un cepillado adecuado.

¿Qué cantidad de pasta de dientes debe usarse?

  • entre los 0 y 3 años debe ser del tamaño de un grano de arroz
  • de 3 años en adelante del tamaño de un guisante aproximadamente

Otros consejos:

  • para evitar colonización bacteriana precoz se recomienda no compartir con el bebé utensilios como cucharas, tenedores o cepillos de dientes, no soplar la comida para enfriarla y no besarle en la boca
  • es conveniente limitar la ingesta de carbohidratos fermentables y evitar el azúcar refinado por lo menos hasta los dos años
  • nunca mojar el chupete en líquidos azucarados ni similares

La presencia de caries en la dentición temporal está íntimamente relacionada con la incidencia de caries en los dientes permanentes. Al cuidar los dientes de leche de nuestros niños estamos ayudando a que se conviertan en adultos sin caries.

Como ves, con estos simples consejos es muy fácil mantener sanos los dientes de nuestros hijos.

¿Conocías todas estas indicaciones? No dudes en comentar y/o preguntar lo que necesites.

¡Un abrazo!


Fotografías de Pixabay.