tu blog de maternidad 
en positivo y en el color
que tú quieras

Sumérgete en el mundo del porteo, los pañalesde tela, la crianza natural y la disciplina positiva.

Crea un mundo mejor para tus hijos y ayúdalos a crecer para que se sientan amados y se conviertan en adultos felices.

Responsable: Cristina Amurgo Herrera, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como promociones de productos y/o servicios (correos comerciales) y recursos exclusivos. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: debes saber que los datos que me facilitas estarán alojados en mi plataforma de email marketing ActiveCampaign mediante su empresa ActiveCampaign, LLC., ubicada fuera de la UE en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver Política de Privacidad de ActiveCampaign Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en legal@timumama.com. Puedes encontrar más información en la Política de Privacidad.

Maternidad y trabajo, ¿conoces todos tus derechos?

4 COMENTARIOS

Esta semana empiezo con una nueva serie de posts en las que te voy a hablar de los derechos laborales y de conciliación que tenemos las mamás desde el mismo momento en el que nos quedamos embarazadas.

Si ya me conoces quizás ya te hayas dado cuenta de que soy una mamá bastante reivindicativa: no me gustan nada las injusticias ni el morrazo que le echan algunas empresas a este tema.

 

Por desgracia, aún es bastante habitual la falta de información sobre los derechos laborales que tenemos como madres trabajadoras

 

Y por eso que me he decidido a contarte todo lo que necesitas saber sobre tus derechos laborales como madre trabajadora.

 

En este post te voy a dar todas las claves para que puedas ejercer los (pocos) derechos que tenemos desde el embarazo hasta el postparto inmediato

 

Para las próximas semanas ya estoy preparando otros posts algo más concretos sobre la reducción de jornada y la excedencia por cuidado de hijos en los que incluiré plantillas descargables gratis para que lo tengas aún más fácil.

Toda la información que te comparto en este post está extraída del Estatuto de los Trabajadores, que es el que prevalece en caso de que no haya un Convenio Colectivo aplicable en tu empresa o que no se mencione

Además, recuerda que los Convenios pueden mejorar al Estatuto, pero nunca empeorar las condiciones laborales de los trabajadores.

Ten en cuenta también que este post es informativo y, en caso de duda, mi recomendación es que acudas a un abogado especializado 🙂

Dicho esto, vamos al lío:

 

No estás obligada a comunicar tu embarazo hasta que tú no lo consideres conveniente

Así que no te sientas presionada, porque eres libre de comunicarlo cuando a ti te convenga.

Evidentemente, si en tu puesto de trabajo existe algún riesgo para ti o para tu bebé, lo mejor será que lo comuniques en cuanto conozcas la buena noticia para que la empresa adopte las medidas que sean necesarias en cuanto a la prevención de riesgos laborales. Esto puede incluir, según el caso, la tramitación de la baja por riesgo en el embarazo en la que cobrarías el 100%.

Si en tu empresa no existe un protocolo de embarazo te recomiendo que, cuando decidas comunicar tu embarazo, lo hagas por escrito y te quedes una copia firmada por la empresa.

Mejor prevenir que curar 😉

Y, si una vez lo has comunicado, notas algún tipo de discriminación por estar embarazada no te lo calles: puedes interponer una denuncia ante la Inspección de Trabajo, presentar una demanda en el Juzgado de lo Social o recurrir a los Sindicatos de la empresa (si los hay).

 

Tienes derecho a acudir a las revisiones prenatales y clases de preparación al parto

 

Siempre y cuando sea “por el tiempo indispensable para la realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto que deban realizarse dentro de la jornada de trabajo” (Art. 37.3, f) del Estatuto).

Y es más, la normativa no especifica que deban ser en un centro público o privado, por lo que la elección del centro es única y exclusivamente decisión tuya.

Así que tú eliges el centro y, si en ese centro no queda otra que te atiendan en horario de trabajo, pues acudes por el tiempo indispensable, pides tu justificante y a correr.

 

La empresa no puede obligarte a cambiar a otro centro con horarios que no coincidan con el horario laboral y debe retribuirte el 100% del permiso (incluidos los desplazamientos y las posibles esperas).

 

 

 Si habías fijado tus vacaciones y en esas fechas ya estás de baja, podrás disfrutarlas cuando te reincorpores

Es decir, si cuando te tocaba disfrutar de tus merecidas vacaciones resulta que estás de baja por el motivo que sea, de baja por maternidad o disfrutando de la compactación de la lactancia, dichos días de vacaciones “se guardan” y los podrás disfrutar cuando te reincorpores, aunque haya terminado el año natural a que correspondan (art. 38.3 del Estatuto).

 

 

Si se les ocurre despedirte, deberán readmitirte

 

Es decir, si tienes un contrato indefinido estás protegida desde que te quedas embarazada (y no importa si la empresa estaba al corriente o no) y hasta que tu bebé cumpla los 9 meses (art. 53.4 del Estatuto).

El despido es nulo salvo que sea por motivos no relacionados con el embarazo, cosa que deberá demostrar la empresa y no tú.

 

MUY IMPORTENTE: si te despiden estando embarazada o antes de que tu bebé tenga 9 meses de edad, debes demandar a la empresa antes de 20 días y será el juez el que determine si se trata de un despido procedente o improcedente.

 

En caso de declararse improcedente supondría la readmisión obligatoria por parte de la empresa y deberán pagarte los salarios de tramitación (los que hayas dejado de cobrar durante todo el proceso judicial).

 

Permiso de lactancia y bebés prematuros o que deban permanecer hospitalizados después del parto

En cuanto al permiso de lactancia (art. 37.4 del Estatuto), es interesante que sepas que hasta que tu bebé tenga 9 meses, puedes ausentarte una hora del trabajo (también se puede dividir en dos fracciones) aunque nunca a primera o última hora, ya que entonces se considera reducción de jornada y en ese caso se reduce a sólo 30 minutos diarios.

Otra opción es acumular el permiso en jornadas de trabajo completas y el número de días dependerá de lo pactado en el convenio (si lo hay) o por acuerdo entre el trabajador y la empresa.

MUY IMPORTANTE: este permiso lo puede disfrutar tanto la madre como el padre (sólo uno de los dos) y tanto si es lactancia materna como artificial. Y en el horario que a ti más te convenga 😉

 

 

Si tu bebé es prematuro, el artículo 37.5 del Estatuto dice lo siguiente:

“En el caso de nacimiento de bebés prematuros o que, por cualquier causa, deban permanecer hospitalizados a continuación del parto, la madre o el padre tendrán derecho a ausentarse del trabajo durante una hora. Asimismo, tendrán derecho a reducir su jornada de trabajo hasta un máximo de dos horas, con la disminución proporcional del salario”

 

Espero que el post te haya resultado interesante y sobretodo muy útil

¿Conocías todos estos derechos? ¿Alguna vez has tenido problemas para disfrutar alguno de ellos? Cuéntame 🙂

Nos leemos la semana que viene en un nuevo post.

Un abrazo,

 

 


Imagen de portada de Pexels, resto de imagenes: Adobestock